El secreto que nadie cuenta de los clavados extremos

Si creíste que era tan simple como lanzarse al agua y ya, estabas equivocado.

Si creíste que era tan simple como lanzarse al agua y ya, estabas equivocado.