Uno no se hace viejo, solo más experimentado

A sus 40 años, este salvaje es el rey de la pista.

Precisión, velocidad y mucha diversión, es lo que obtienes cuando pasas años y años entregándote a la aventura.